Logo Claretianos

EL CONTINENTE DIGITAL AL SERVICIO DE LA PALABRA DE DIOS

Publicado Agosto 20, 2021

Por P. René Pérez Díaz, cmf

Es un hecho insoslayable: Nos encontramos viviendo en la “era de la información” y podríamos decir, aún más, de la “información digital”, y ante esa vorágine de datos y de experiencias digitales, en esta época de la humanidad se está gestando la “ciber cultura”, un concepto nuevo que engloba la utilización de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Lo que acontece en el mundo, en el terreno de la información, no puede ser ajeno por ningún motivo al deber que tiene la Iglesia de evangelizar, dado que existe para eso; comunicar la Buena Nueva (cf. EN 5).

Como lo ha afirmado el Documento de Aparecida (cf. DA 485), hace ya catorce años, en los medios digitales la Iglesia “encuentra una versión moderna y eficaz del púlpito”, y “se sentiría culpable ante Dios si no empleara esos poderosos medios, que la inteligencia humana perfecciona cada vez más”.

Habiendo declarado su opción por estos medios como instrumentos evangelizadores, incluido el internet, subrayó su categoría de medios, y no de fines en sí mismos; buscando establecer la correcta relación con ellos (cf. DA 488).

No perdió, además, la oportunidad de señalar y comprometerse en 9 líneas de acción, de entre las que destaco: Conocer y valorar esta nueva cultura de la comunicación y promover la formación profesional en la cultura de la comunicación de todos los agentes y creyentes (cf. DA 486).

Cultura de la comunicación y ciber cultura, parecen ser conceptos que se suceden y enlazan en una línea de compresión de lo que acontece en esta era digital, donde la evangelización, la comunicación de la Palabra de Dios, debe de ser repensada y así mismo comunicada adecuadamente.

El tomar consciencia de la oportunidad y deber que tiene la Iglesia y con ella todos los evangelizadores, de aprovechar “el continente digital” como punto de partida y de llegada para hacer resonar la Palabra de Dios, en formato digital, no debe hacernos olvidar las precauciones que deben tenerse en cuenta.

Dado que como lo señala Christus Vivit 86: “Ya no se trata solamente de usar instrumentos de comunicación, sino de vivir en una cultura ampliamente digitalizada, que afecta de modo muy profundo la noción de tiempo y de espacio, la percepción de uno mismo, de los demás y del mundo, el modo de comunicar, de aprender, de informarse, de entrar en relación con los demás”. Por tanto, lo dice también más adelante en el número 88: “Para comprender este fenómeno en su totalidad hay que reconocer que, como toda realidad humana, está atravesado por límites y carencias. No es sano confundir la comunicación con el mero contacto virtual”.

Tomando en cuenta lo aquí planteado, podemos concluir diciendo: Además de buscar “evangelizar por todos los medios digitales posibles/adecuados” debemos estar atentos a acompañar cercanamente los distintos procesos de evangelización que de ahí se susciten.

Visto 306 veces

CMF

Acceso CMF

Acceso al área reservada para los miembros de la Congregación.

Acceda con la cuenta proporcionada por el Administrador