Compartir Compartir      
 

Entrega de la casa en Campestre - Ciudad Nezahualcoyotl


Organización NIEV(“Niños con Ilusión y Esperanzas de Vivir”

Corazón de María

El día 27 de  Enero de este  2018, tuvo lugar la entrega de la casa prestada a la Organización NIEV (“Niños con Ilusión y Esperanzas de Vivir”  ) por más de 8 años en “Comodato” por parte de los Misioneros  Claretianos para poder ser utilizada como extensión al Programa de NIEV, quienes se dedican a rehabilitar a Niños en situación  o  riesgo de  calle, que entonces  requerían un espacio  mayor para  atender   al número creciente de  muchachos  quienes entonces precisaban separar a los niños y a los  más jóvenes del resto de los  beneficiados.

A esta celebración asistieron miembros del los Misioneros Claretianos, presididos por el P. Provincial, de las congregación de las Hnas. Cordimarianas,, la Hna. Margarita de las del Corazón de Jesús, así como varias seglares que habían colaborado en  el Proyecto en la forma de Misión compartida, entre ellas del Grupo de Seglares Claretianas. En este proyecto contribuyeron muchos más, pero sólo algunos   pudieron asistir a la ceremonia. Allí se encontraban también un pequeño grupo de  los  muchachos  de los  beneficiados en el Hogar durante algún tiempo y quienes ahora  se encuentran ya en  proceso  de  maduración  o desprendimiento. También estuvo presente Miguel Ángel Vieyra, uno de los principales fundadores y directores de la obra.

Durante la celebración se pudo agradecer por lo logrado en ese “Hogar Prometido” (llamado así  porque los muchachos de NIEV lo habían  soñado desde hacía tiempo) y por la cooperación generosa en  diversos  campos  (reconstrucción del edificio, alimentación y vestido de los muchachos, enseñanza en la cocina…así como a las personas  ausentes y claramente sustentadoras del proyecto durante los  años  pasados.

Aunque la casa estaba al principio en estado ruinoso por un incendio acaecido y era peligroso  habitarla, se había reparado mediante una contribución significativa por el Sr. Joel y el trabajo dedicado de   los mismos muchachos para hacerla habitable y darle una imagen de veredero Hogar.  Durante esos años se había también apoyado a los Padrinos de NIEV en el campo espiritual, pedagógico, sicológico y familiar por parte de varios de los grupos allí representados, no faltando el apoyo financiero desde el extranjero (Alemania y Austria) o por parte de otras personas simpatizantes con la Obra.

Se constató allí que se había atendido a una población de unos 400 muchachos y sus familias, de los cuales unos 150 habían logrado reintegrarse a su propia familia  y  habían continuado sus estudios de Primaria, Secundaria  y de Preparatoria.

Durante la Ceremonia hubo varios muchachos que dieron un conmovedor testimonio de lo logrado en el Hogar y lo agradecido que se mostraban por ello. Las Hermanas Cordimarianas también  hablaron de los muchachos que habían  becado en su colegio  Benjamín Franklin y del buen comportamiento y testimonio que los muchachos  habían dado a los demás alumnos del Colegio, pues los muchachos de  NIEV se  mostraban  muy responsables y serios en su  proceso reeducativo. Uno de los Padrinos de NIEV, Miguel Ángel, agradeció, conmovido hasta las lágrimas, por la oportunidad que Dios le había brindado, de no solo dirigir y ayudar a muchos de los jóvenes  pasados por el Hogar, sino también por lo mucho que allí había recibido; incluso la oportunidad de haber podido seguir y concluir  sus estudios  Preparatorios y Profesionales a distancia,  habiendo logrado recientemente. su titulación en Piscología.

Durante la celebración se agradeció a Dios. a los presentes y a muchos otros ausentes por haber contribuido en “Misión Compartida a lo logrado en ese Hogar. Conscientes de que  aquí  no se cerraba  el apoyo a los muchachos de  NIEV  ( ya que se les sigue  apoyando  en  sus otras  dos casas en Valle de Chalco y Cuautla)   sino solo una etapa, como tantas etapas que se deben  ir cubriendo en los  procesos de la vida  y de la  educación;  pero que  al realizarlos  no se  detienen los procesos, sino que se  continúan  en otros lugares y en  otras formas: y que por ello no deben lamentar ni  olvidar las  etapas ya vividas  y muchas veces asimiladas, sino agradecer en ellas la oportunidad que Dios  nos ha dado para  cooperar en el crecimiento y desenvolvimiento  de la humanidad a través de un grupo  que en una época de su vida  fueron bastante  golpeados.

De manera especial se agradece a los Sres. Joel (por su enorme contribución a la reparación del edificio), Manuel Diez Bonilla (por su fiel y generosa contribución al vestido   y a la alimentación en lácteos de los muchachos)  al Lic. Jorge Moctezuma (por su solidaridad y contribución generosas a la casa durante años y al Ing. Bernardo Gastelum por su apoyo extraordinario a la alimentación de los muchachos)

                                                                                                                          P. Román Ángel Moreno, CMF

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño